sábado, 10 de febrero de 2018

Ursula K. Le Guin nos deja, pero nosotras seguimos su estela #UnAñoDeAutoras

Ursula K. Le Guin murió el pasado 22 de Enero y aún hay quien pone en duda su valía o el valor de cualquier mujer que se dedique a escribir fantasía o ciencia-ficción. Como mujer, como escritora y como mujer escritora —que, aunque no lo parezca, no es ninguna redundancia—, me siento ofendida cada vez que juzgan mal una obra por el género de su escritora y cada vez que se menosprecia la labor de cualquiera de nosotras por considerarnos el género más “sentimental” y menos “científico”.

Por todo ello, y por mucho más, me ha apuntado a la iniciativa de #UnAñoDeAutoras que organiza Mº Mar González Gómez (aquí toda la información). Con ella, se pretende dedicar un mes a hablar sobre una autora del género que cada bloguero escoja para visibilizar la literatura escrita por mujeres.

Hoy, por lo tanto, empiezo una serie de entradas en las que busco defender una idea básica: las mujeres escribimos y hemos escrito a lo largo de la historia buena literatura fantástica, tan buena como cualquier otro escritor. Es más, me dedicaré a exprimir, con cariño y mimo, a todas aquellas autoras con las que podemos aprender a escribir y mejorar nuestra propia literatura porque, en definitiva, cualquier buena escritora es también una buena maestra.

banner

No me he podido imaginar empezar esta serie con otra autora que no fuera Ursula K. Le Guin. Para mí, ha sido una fiel acompañante durante más de un año desde que la adopté en la iniciativa #AdoptaUnaAutora. Si bien el resultado de esta grata compañía solo han sido cuatro entradas dedicada a su literatura; para mí ha sido descubrir algo enteramente nuevo. Gracias a ella y a la iniciativa he aprendido y entendido lo que esconde el mundo editorial y la verdadera necesidad de la visibilidad de todas nosotras. Pero centrémonos en Ursula, pues aún nos quedan muchas entradas para hablar sobre la infravaloración a la mujer dentro de este tinglado.

¿Quién era Ursula K. Le Guin?

Tal vez hayas oído hablar mucho de ella pero, en realidad, no sepas quién fue Ursula realmente. Si es este el caso, te remito a la descripción que le dedican en la página de La Nave Invisible sobre ella:

"Entre 1951 y 1961 escribió cinco novelas que fueron rechazadas por los editores. Desde entonces, hursulaa permanecido en activo durante los últimos cincuenta años, publicando más de veinte novelas, un centenar de historias, ensayos, poesía y algunas traducciones. En su larga trayectoria ha ganado más de cincuenta premios por sus obras, incluyendo el Hugo, el Nébula, el Locus y el Premio Mundial de Fantasía (World Fantasy Award). Fue la primera mujer galardonada con el título de Gran Maestra en 2003 por la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de Estados Unidos (SFWA). Otros reconocimientos a su carrera e influencia son la distinción como “Leyenda viviente” por parte de la Librería del Congreso de Estados Unidos o el World Fantasy Award for Life Achievement. Entre los temas que trata encontramos con frecuencia el feminismo, la sociología, la sexualidad, el taoísmo o el anarquismo. "

Puedes consultar la ficha en este link, así como la pequeña presentación que le dediqué en el blog cuando empecé mi adaptación.

¿Qué nos ofrece Ursula cómo escritores de fantasía?

Después de tanto tiempo junto a ella, creo que lo que más valoro de la literatura de Ursula es que coge grandes referentes y los reformula para adaptar sus novelas a su propia ideología, basada en ideales feministas y taoístas.

Si sois asiduos del blog, recordaréis esta entrada en la que comparaba la fantasía de Ursula con la de Tolkien. Si bien ella lo tomó como referente, distanció su obra de las directrices de Tolkien. ¿Qué encontramos, pues, en su obra que la "enfrentan" al renombrado autor?

  • Una clara diversidad racial que se contrapone con el claro racismo que se diluye de la obra de Tolkien.
  • Confrontaciones internas en el interior del propio héroe, contrapuesto con la lucha clásica entre el bien y el mal.
  • Una filosofía imperantemente taoísta en la que se destaca el orden perfecto del universo, contrapuesto a la clara influencia cristiana del autor.

Con esto no pretendo desdibujar a Tolkien, ni mucho menos; simplemente mostrar como una mujer consiguió tomar algo que ella misma consideraba un buen referente y volverlo suyo. Tomó la fantasía de la mano y la acompañó hacia un camino que le era más certero. Si ella pudo, cualquiera de nosotras también. Si en 1968 Ursula escribió una novela fantástica que se alejaba tanto de los estándares de la época y consiguió transmitir un mensaje distinto del imperante en la sociedad, nosotras también podemos.

Siempre he pensado en Ursula como en un claro referente de lo que la literatura puede hacer a toda una sociedad. La literatura te hace pensar y repensar la sociedad y está en nuestras manos que esta función se lleve a cabo.

¿Qué impacto ha tenido en la literatura de fantasía?

Antes de empezar, me voy a centrar en la fantasía pues es mi género predilecto y del que tengo más conocimiento, pues no me gusta hablar de aquello que desconozco. Pero piensa que más de la mitad de sus obras se engloban dentro de la ciencia-ficción y estoy segura que tuvo mucho que cambiar también en ese género.

Sin Ursula, no existiría Harry Potter. Sin Ursula, se hubiera tardado mucho más en escribir El nombre del viento. Sin Ursula, la literatura fantástica se vería socialmente, todavía aún más, demasiado "masculina".

En primer lugar, Ursula es la primera en incorporar en sus novelas una escuela de magia: La escuela de magia de la isla de Roke, dentro de los libros de Terramar. Pensad en cuantas novelas y cuantas películas cuentan con una de estas escuelas de magia o hechicería. Todas ellas influyen, de formequilibrio terramar ursula k le guin magia como escribir una novela fantasitca fantasia nominalismoa directa o indirecta de esta escuela inicial. Ursula asienta unas bases y, sobre ellas, todos los demás construimos. Pero no se queda solo en eso, ¿qué se enseña en esa escuela? ¿qué tipo de magia?

Y eso enlaza con su segunda gran contribución a la literatura fantástica. Ursula trajo a la literatura de occidente la magia nominalista propia de la cultura egipcia. ¿Has leído alguna novela que el poder de la magia se dé por entender el nombre verdadero de las cosas? ¿O través de la lectura de un hechizo o por el poder de la palabra? Pues bien, el nominalismo proviene de la particular magia de la cultura egipcia que Ursula incorporó en la literatura fantástica. Si quieres leer más sobre ello, aquí tienes información sobre Hekau, la magia egipcia, y aquí una descripción detallada del nominalismo de Ursula.

Pero no acaba aquí la cosa. Ursula ha realizado una infinidad de artículos y ensayos de diversa índole. A mí, y en mi caso particular, me interesan especialmente los enfocados a la literatura y, más todavía, todos los consejos que ella tendió a los escritores noveles. A diferencia de muchos, nos ha ido ofreciendo toda una serie de consejos para ayudarnos, a nosotros, a escribir y a entender la literatura como la entiende ella. Si quieres leer sobre su definición particular de gran literatura y cómo lograr escribirla, aquí tienes la entrada que le dediqué.

-&-

Nadie puede negar el impacto que Ursula ha dejado en nuestra literatura. Tomó lo que ya había y lo transformó para reivindicar un mensaje feminista y taoísta. Ha dejado una estela en nuestro camino y nuestra labor es seguir con ella.

Cuéntame,

¿Has leído algo de Ursula?

¿Vas a participar en el #UnAñoDeAutoras?


Antes de terminar, deciros que no estoy sola reivindicando la importancia de Ursula en nuestra literatura. David Pierre la ha escogido también como su autora para este Febrero y, a día de hoy, tiene ya dos entradas dedicadas a su literatura que no tienen ningún desperdicio. Si queréis saber mucho más de ella, no lo dudéis. ¡Id a visitar su blog!

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde cada quincena te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^

¡Y nunca dejes de escribir!

2 comentarios:

  1. Yo si he leído a Ursula. En concreto, la saga de Terramar (los cuatro primeros). Y, viniendo de un jugador de rol avezado en los mundos de Tolkien y sucedáneos (Crónicas de la Dragonlance, por ejemplo), me supuso un soplo de aire fresco, una forma de darle un nuevo aire a la literatura fantástica.

    Y, desde entonces, mis partidas no tienen una dicotomía tan clara entre el bien y el mal, sino más bien una escala de grises, donde los actos y sus consecuencias es lo que determinan a las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasó lo mismo, después de leer tanta literatura fantástica "tradicional", por llamarlo de alguna forma xD

      Gracias por pasarte y comentar ^^

      Eliminar