domingo, 25 de febrero de 2018

Armando Guerra (V): Martillos de guerra, mazas y manguales

Hoy vengo a resucitar una entrada que llevas tiempo sin ver: Armando Guerra, una sección destinada a cuestiones de lucha, peleas y armas. Si echamos la vista atrás, ya hemos hablado de espadas y sables, de dagas y cuchillos, de arcos y ballestas e, incluso, de armaduras. En la entrada de hoy, trataremos aquellas armas que se diseñados para destrozar las armaduras de placas y conseguir un punto de acceso para herir a los caballeros. ¡Vamos allá!

banner mazas martillos maza mangual armando guerra escribir fantasia escritor

Cómo ya vimos en la entrada destinada a las armaduras, el arte de la guerra y la evolución de las armas de combate dieron un vuelco con la invención de la armadura de placas. Tras ellas, resultaba realmente complicado herir a un caballero con una simple espada si se cubría las partes más vulnerables con una de estas armaduras. Por ello, se ingeniaron estas armas más contundentes. Sus rasgos en común son la capacidad de destrozar las armaduras del adversario por lo que solían situarse en primera línea de combate: estos guerreros destrozaban las armaduras y la infantería normal, justo detrás suyo, terminaba el trabajo.

Aunque las características de estas tres armas con muy similares, veremos a continuación como cada una de ellas tienen sus propios pros y contras.

Martillos de guerra

Siempre que aparece un martillo de guerra en cualquier novela de fantasía siempre me he imaginado, seguramente influenciada por varios videojuegos, en un martillo gigante capaz de reventar a personas. Pues bien, dejad esa imagen a un lado.

El diseño de un martillo de guerra consistía en una cabeza macica de metal y un mango. Podemos encontrar martillos de longitud tan grande como una lanza o bien más similares a la alabardas. La cabeza de metal se componía por un parte plana y ancha para golpear y otra más afilada en forma de pico para estocar.

¿Qué estrategia seguir con un martillo de guerra?

Lo más importante de los martillos de guerra es que estas armmartillo de guerra mazas martillos maza mangual armando guerra escribir fantasia escritoras poseen una doble función. Ya lo vimos con las espadas, ¿lo recuerdas? Cuando hablamos de las espadas diferenciando aquellas con uno o doble filo, hablamos de la importancia de saber para qué sirve las armas que nuestro guerrero lleva en las manos.

Centrémonos en los martillos, ¿qué tipo de daño puede ofrecer?

  • Golpe. Con la parte plana, el martillo sirve para destrozar armaduras, abollarlas y, con suerte, romper algunos huesos. Aunque su misión principal es la de destrozar la armadura enemiga, puede infligir heridas contundentes que pueden llegar a provocar la rotura de huesos o, incluso, la muerte.
  • Estocada. Con las partes afiladas (si posee más de una), esta arma es capaz de perforar y herir a nuestro enemigo. Junto con el golpe, esta estocada servirá para dañar al enemigo allá donde se haya podido destrozar la armadura.

Así, un guerrero con martillo debía intercalar los golpes con las estocadas para lograr el mayor daño posible en su adversario. Recuerda la entrada sobre dagas y cuchillos: muchas veces, la mejor forma de vencer a un enemigo es causándole pequeñas heridas que, poco a poco, lo vayan cansando y desgastando.

Mazas de guerra

La maza de guerra es la evolución medieval de las armas contundentes. Se trata, simplificándolo mucho, de un garrote de metal. La forma más usual era aquella en la que el mango terminaba en una bola metálica. Poco a poco fue evolucionando hasta incomaza de guerra mazas martillos maza mangual armando guerra escribir fantasia escritorrporar pinchos metálicos o, incluso, cuchillas.

¿Qué estrategia seguir con una maza de guerra?

Las mazas ejercían un daño contundente: golpeaban la armadura enemiga intentando destrozarla y contusionar al adversario. En el caso de contar con el añadido de pinchos o cuchillas, al golpe se le añadía posibles cortes en el caso de enfrentarse a alguien sin armadura de placas o con ésta ya destrozada.

Eran armas que sirvieron muy bien para contrarrestar uno de los principales contras de las espadas, pues estas quedaban prácticamente invalidadas contra un enemigo con una buena armadura.

Un curiosidad muy curiosa de nuestra Edad Media es que fue un arma muy popular entre los frailes pues tenían la orden "divina" de no hacer sangrar a ningún fiel y, claro, con las mazas nadie sangraba.

Manguales, una evolución de las mazas de guerra

El mangual también recibe el nombre de maza de cadena porque era justamente eso: una vara metálica ligada con una cadena a una maza con pinchos. mangual de guerra mazas martillos maza mangual armando guerra escribir fantasia escritor

¿Qué estrategia seguir con un mangual?

No deja de ser una maza, por lo que sus golpes serán contundentes y cumplirán la misma función principal. Sin embargo, cuentan con un añadido especial: la cadena añadía movilidad y agilidad a los golpes, frente a la rigidez de la maza.

Cómo guerrero con un mangual, tu objetivo será destrozar las partes más vulnerables de la armadura de tu oponente; pero, aún así un fuerte golpe puede dejar una buena contusión en tu enemigo capaz de invalidarlo. De hecho, a causa de la aparición del mangual, los yelmos tuvieron que incorporar las celadas para cubrir el rostro del caballero.

-&-

Y hasta aquí la entrada de hoy. Recuerda que estas armas serán propias de un guerrero capaz de soportar su peso y tener la fuerza suficiente como para infringir golpes realmente significativos con ellas. Sé coherente con tu historia, si estas armas no van con tu personaje, ¡pásate por las otras entradas de esta sección para ver cuál funcionaría mejor con tus guerreros!

Cuéntame, ¿tienes algún personaje que use estas armas?

¿O, por el contrario, has descrito alguna escena de lucha contra alguien con estas armas?

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde cada quincena te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^

¡Y nunca dejes de escribir!


4 comentarios:

  1. ¡Qué bien volver a leer de esta serie!

    Aunque el mangual era bastante más difícil de manejar que la maza y no era tan corriente encontrar usuarios diestros en su uso, frente a aquella, la flexibilidad de la cadena le permitía superar defensas como el escudo: la cadena chocaba con el borde, se doblaba y permitía que la cabeza metálica golpease por el otro lado. Además, haciéndola girar sobre el mango antes de golpear, el impacto llegaba con más energía.

    El martillo de guerra era demoledor contra armaduras y yelmos. Sobre todo el lado afilado, capaz de agujerear metal, creaneo y sesos. Solamente tienes que poner en Google "Martillo de guerra+cráneo" para ver una buena muestra. Además, se le podía dar el mismo uso de las alabardas para arrancar las defensas del oponente. Ahora, había que tener en cuenta que había muchas posibilidades de que se quedase atorada, y eso puede ser un gran problema en mitad de una batalla.

    ¡Un saludo, Taty!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial aportación!

      Seguramente la siguiente entrada sobre armas sea sobre alabardas y hachas, lo ligaré con lo que has comentado aquí ^^

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Buenos días

    ¡Ah! Me encantan estas entradas. Me recuerdan, entre otras cosas, los juegos de rol. El sistema que usaba era muy detallado al describir combates y podías elegir decenas de armas, cada una adecuada para una cosa. Así que tenías que darle vueltas a qué arma usar para tu personaje.

    Explicas muy bien el uso y la orientación de este tipo de armas. Solo tengo una puntualización. Los nombres de las armas medievales contundentes dan muchos problemas. De hecho, no es del todo preciso (aunque es correcto) llamar mangual al último tipo de maza. Aquel juego de rol distinguía entre el martillo de guerra y la maza de guerra (la segunda era como el martillo de guerra, pero tan grande que se blandía a dos manos). Esto, creo, es un invento y todos serían martillos de guerra. Pero estaba la maza (de mango rígido, ya tenga pinchos o no en la cabeza) y el rompecabezas, que es lo que has denominado mangual. Al rompecabezas, invento del norte de Europa, también se lo llamaba "morningstar", "morgenstern" o "lucero del alba". En la terminología castellana medieval, todo eran mazas (rompecabezas, mazas, incluso los manguales).

    Sin embargo, un mangual es un arma que deriva del mayal y que podía tener dos o más bolas. También se lo llamaba látigo de armas y era un arma aterradora, ya que apenas había defensa contra ella. Si interponías el escudo, no podías parar todas las bolas con pinchos. Lo que pasa, es que el término mangual es vulgar y post-medieval.

    Fantástica entrada. Gracias por escribirla y compartirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, pues muchas gracias por la precisión del término. He encontrado todas esas variantes en la nomenclatura y he terminado decidiendo escoger Mangual, pero "Látigo de guerra" me parece mucho mejor nombre, mucho más descriptivo al menos xD

      Gracias por pasarte ^^

      Eliminar