miércoles, 3 de mayo de 2017

Cómo crear viajes verosímiles: provisiones y medios de transporte

Ya sabemos que el tópico del viaje está extendido hasta la saciedad, parece que una novela de fantasía no pueda sobrevivir sin esos viajes de nuestros protagonistas. Hoy no vengo a meterme con este tópico, sino a daros toda una serie de información para hacer de estos viajes algo más verosímil.

banner como crear viajes versoimiles medios de transporte y comida para aventeruros novela de fantasia

Cómo escoger medio de transporte

Lo primero que tienes que pensar tras haber decidido que tus personajes emprenderán un viaje es con que medio lo llevarán a cabo. Esto puede parecer muy tonto pero es importante para determinar la duración del viaje, las dificultades que tendrán y, también, su poder adquisitivo.

A pie

Sin lugar a duda, una de las peores opciones. Si bien es cierto que no todo el mundo puede mantener una montura o pagar un lugar en un convoy, ir a pie puede resultar de las opciones más peligrosas a la hora de emprender un viaje.

  • En primer lugar, tardarás mucho en llegar a tu objetivo. Este medio de transporte sólo es sensato emplearlo si la distancia a recorrer es pequeña.
    viajero como crear viajes versoimiles medios de transporte y comida para aventeruros novela de fantasia
  • Además, te conviertes en un objetivo muy fácil para bandidos pues tus posibilidades de huir son mínimas. Incluso si decides ir en grupo.
  • Es más, yendo a pie puedes cargar muy pocas provisiones y te verás obligado a trazar tu ruta pensando en parar en los pueblos para aprovisionarte. Lo que no te ayuda en nada si necesitas llegar con prisa a un lugar o si estás huyendo de algo.

Cómo ves, es un medio de transporte que nadie sensato escogería para largas distancias. Si aún así deseas hacer que una persona decida algo así, tendrás que empujarlo mucho para que se vea obligado a partir a pie. Tenlo en cuenta.

Con montura o en carromato

Una de las mejores opciones, pero de difícil acceso para muchos.

  • Ir en montura te proporciona un ritmo constante de avance, mayor que el que tendría cualquier humano. Sin embargo, tienes que tener siempre en cuenta dejar a tu montura descansar lo suficiente para no matarla de agotamiento. Me horroriza leer libros en los que se pasan días enteros cabalgando sin parar –ejem, Eragon, ejem–, eso mataría a un caballo de agotamiento. Dependiendo de la montura que escojas y el terreno por la que la hagas transitar, tendrás que dejarla descansar durante más o menos tiempo. Infórmate bien.
    banner
  • Comprar una montura es caro y mantenerla todavía más. No es verosímil que un pueblerino pueda viajar con una montura sana, joven y ágil. Un caballo en buenas condiciones puede valerle más que su casa. Además, tendrás que llevar contigo forraje suficiente para mantenerlo alimentado, pues no en todas las zonas de tu mundo habrá el terreno óptimo para que coma.
  • Ir en carromato ralentiza el avance, pero te proporciona la opción de poder cargar provisiones. Dependiendo de la duración del viaje, es muy posible que tus personajes decidan incorporar un carro a su montura para poder llevar consigo todo lo necesario para sobrevivir a lo largo de la empresa.

Ir en convoy

Sin lugar a dudas, el mejor medio. Te da la opción de poder ir a pie o en montura, pero cuentas con la protección de viajar en un gran grupo.

  • Viajar con un gran grupo. Generalmente, un convoy nocarromato como crear viajes versoimiles medios de transporte y comida para aventeruros novela de fantasia te proporciona alimento para subsistir en tu viaje, pero sí protección. Con tu pasaje, estás pagando a los guardias que protegen toda la comitiva.
  • Pagar un pasaje en un convoy puede resultar muy caro. Dependiendo mucho de la zona hacia la que viajes y la gente interesada en unirse a ellos, el jefe del convoy puede decidir subir los precios para sacar un mayor beneficio. Sin embargo, en algunas novelas ciertos personajes tienen el pasaje gratis porque ofrecen algo al convoy. Puede tratarse de un juglar que vende su talento a cambio de participar en el viaje o de un mago que ofrece su protección. Ahí puedes jugar con el worldbuilding de tu mundo.
  • Es un medio de transporte propicio para hacer que se encuentren y conozcan varios personajes. Se tratará de una relación inicialmente de interés, pero que podrías hacer que avance hacia algo más.

Otros transportes

Obviamente estoy hablando de medios de transportes antes de la era industrial, no hablo de coches, aviones ni trenes; pero dependiendo de la época histórica en la que lo quieras centrar puedes pensar en estas opciones. Es más, sólo he hablado de transporte terrestre, por lo que ten en mente que puedes contar con viajar en barco.

A parte de todas las opciones que podemos recoger viéndolo en nuestro propio mundo, tienes una infinidad de posibilidades que anidan en tu imaginación: portales, saltos dimensionales, zapatillas mágicas que te hacen correr cual Flash y un largo etcétera

Comida para aventureros

Otros de los fallos que comenten muchos autores es olvidarse de tratar bien la alimentación del grupo. No se tiene demasiado en cuenta que sus personajes, ¡ups, sorpresa! Comen y beben. Se suele tirar del recurso fácil de meter a un personaje que sea un hábil cazador y, ale, solo con su arco alimenta todo el grupo porque, claro, en todos lados siempre hay caza.

cazadora como crear viajes versoimiles medios de transporte y comida para aventeruros novela de fantasia

Pues no. Hoy hablaremos de los alimentos, propios en la época media, que podían aguantar sin ponerse malos durante largos períodos. Piensa que un viaje podía durar meses o incluso años. Antes de empezar, decir que este tema me lo sugirió @cellscythe. ¡Gracias por la idea!

Alimentos preparados para una larga duración

Son toda una serie de alimentos que están preparados pensando en los viajes a larga duración. No se pudren ni se ponen malos. Eso sí, nada te salvará de que alguna alimaña anide en tus provisiones.

  • Carnes y pescados: en salazón, seca o ahumada. Las tres técnicas sirven para lo mismo, deshidratan la carne para que no se pudra con tanta rapidez. Sin embargo, cada una de ellas les otorga un sabor muy característico.
  • Cereales: galletas, pasteles y pan. No te imagines el pan recién hecho de la panadería ni las típicas galletas maría, se trata de alimentos pensados para el viaje: están duros y secos, pero tardan semanas en pudrirse. Existen una gran variedad de recetas: puedes crear galletas de avena, pasteles de fruta deshidratada o, incluso, pan de nueces.
  • Fruta: fruta deshidratada, en almíbar o mermeladas. Llevar fruta para una expedición de larga duración igual se trata de una delicatesse, pero la opción la tienes. La fruta deshidratada es fácil de transportar, pero no aporta un gran valor calórico. El almíbar o las mermeladas, en cambio, supondrán un pequeño problema pues necesitarás un recipiente bien cerrado para que el grupo las lleve consigo.

De nuevo, sigo hablando de alimentos propios de la edad media. Sin embargo, si tu novela se ambienta en épocas posteriores a la era industrial, puedes perfectamente hacer que lleven consigo latas en conserva.

Alimentos para preparar en el camino

No obstante, no siempre se llevan los alimentos ya preparadofogata como crear viajes versoimiles medios de transporte y comida para aventeruros novela de fantasias y listos para comer. En ocasiones, especialmente si el grupo lleva consigo un carromato o buenas monturas, se pueden llevar consigo alimentos para preparar.

Se trata, principalmente, de arroz y legumbres. Son alimentos que aportan un gran valor calórico y son fáciles de preparar. Eso sí, tu grupo necesitará una fogata, un fuente de agua y utensilios para cocinar. Se pone a hervir un poco de arroz con algunas tiras de carne deshidratada y ya tienes una suculenta cena. Cualquiera siempre va a preferir comer caliente, por lo que no descartes tan fácilmente está opción si tus personajes cuentan con monturas o, incluso, carros.

-&-

Y eso es todo por hoy. Seguramente inicie una serie de datos o tips a tener en cuenta para hacer verosímiles los viajes de nuestras novelas. Cualquier idea o duda que te surja me la puedes comentar y la tendré en cuenta para entradas posteriores ^^

Cuéntame, ¿tenías todo esto en cuenta?

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde mensualmente te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^  

¡Y nunca dejes de escribir!

6 comentarios:

  1. Iba a comentar sobre la importancia de que el viaje se haga en a través de una sociedad civilizada, que se preocupa de las obras públicas, y otras que no. No era lo mismo viajar por las calzadas del Imperio romano o de China, que por las llanuras polacas en Edad Media, aunque las primeras son civilizaciones anteriores a los reinos que se fueron formando en las llanuras eslavas. No solo por los caminos en sí, sino por las postas, albergues, posadas, hitos informativos... De todos modos he visto que en principio hablas de provisiones y medios de transporte, así que no sabía si lo ibas a tratar más adelante.

    También hay que tener en cuenta el viaje a través de grandes canales contruidos para el transporte, que no era exactamente como navegar ríos y casi lo incluiría en el transporte terrestre (y me acabo de acordar de Sanderson).

    Yo hubiese mencionado unas botas de siete leguas antes que unas zapatillas mágicas para correr como Flash. Pero luego he recordado sus peligros, como ya nos advirtió el maestro Terry Pratchett. Uf... ¡Qué daño! ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, ¡cuanta razón!

      Hoy sólo quería hablar sobre los medios de transporte que se pudieran usar y la provisiones, pero me has dado otra idea, igual al uso para continuar la serie ^^

      Eliminar
  2. Hola, no conocía tu blog, pero desde ahora ya tienes una nueva seguidora.



    Si te apetece conocer mi blog te espero en: Bibliotecaria Recomienda

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes

    Muy interesante el artículo. Yo sí suelo tener todo esto en cuenta. Muy de acuerdo con todo, pero tengo una anécdota y un punto en desacuerdo.

    La anécdota es que el bizcocho, antiguamente, era "Pan sin levadura, que se cocía por segunda vez para que perdiese la humedad y durase mucho tiempo." (definición de la RAE). Es lo que llevarían los viajeros medievales o renacentistas.

    La puntualización es que lo de viajar a pie era una opción mucho más socorrida de lo que nos pensamos. Mucha gente se movía a pie, al menos en el Siglo de Oro. Si lees a Cervantes, te encuentras que se cruzan con un joven que recorre andando cientos de kilómetros para alistarse en la marina. Rinconete y Cortadillo llegan a Sevilla a pie, desde otra localidad.

    De hecho, en la época, viajar a caballo o en carro no era más rápido que caminar a pie. Iban, más o menos, a 30 kilómetros al día. Sí iban a gran velocidad los correos que usaban el servicio de postas, que eran locales situados a cierta distancia entre sí en las rutas que seguían los correos. En ellos, un correo dejaba el caballo, comía y descansaba y salía con otro caballo fresco, de manera que se podían recorrer unos 200 km y llegar de Sevilla a Madrid en tres días (serían unos 20 días caminando). Con un solo caballo, si no quieres maltratarlo, no debes pasar de 30-40 kilómetros al día, y dependerá de la carga que lleves.

    Lo que sí es verdad es que la gente viajaba mucho menos que hoy en día, pero puedes suponer que para un bautizo o una boda, la gente podría hacer viajes de cinco o seis días a pie para asistir. Y se vería como algo normal entre las clases populares.

    Lo que ya no sé es qué tan peligroso sería. En la España del Quijote había un cuerpo policial, la Santa Hermandad, que cuidaba de los caminos.

    En todo caso, tampoco es del todo seguro ir en diligencia o en caravana: ambas pueden ser atacadas, aunque si los caminos son peligrosos, mejor las caravanas.

    En las cosas que he escrito ha aparecido de todo: gente que va a pie, que va en caravanas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, todo depende del worlbuolding de tu mundo. Yo he partido con la idea preconcebida de que los caminos estaban desprotegidos y no había guardia alguna. Entonces, siempre es mejor ir en caballo (mayor posibilidad de huir) o en caravana con un grupo de guardias contratados.

      Seguramente haga otra entrada sobre la seguridad del viaje, pues me has dado muchas ideas ^^

      No había caído en pensar en Cervantes. Es cierto que muchos de sus personajes van a pie y conociendo su obra, seguramente intentaba retratar un realidad del momento. Pero es lo que dices, seguramente iban más seguros caminando porque tenían un cuerpo de seguridad

      Eliminar
  4. ¡Me ha encantado el artículo Taty! Sobre todo porque estoy contento de que muchas de las cosas que mencionas las he tenido en cuenta en mi novela, tanto respecto a las comidas como a las monturas.
    Como siempre, un artículo muy útil. Esperando quedo a que hables también de los transportes marítimos.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar