jueves, 2 de marzo de 2017

Sistema de magia (IV): El nominalismo de Ursula K. Le Guin

¡Bienvenido de nuevo a una entrada más sobre sistemas de magia! Hoy te traigo a mi autora adoptada: Ursula K. Le Guin. Como gran madre de la literatura fantástica, no podía, ni debía, dejarla de lado. En su saga de Terramar incluye un sistema de magia que se ha ido repitiendo en distintas obras y que, a nadie le sorprende, aún sigue empleándose. Hablo del nominalismo: de la magia de las palabras o, más concretamente, de los nombres verdaderos de las cosas.

el nominalismo de ursula k le guin terramar magia como escribir una novela fantastica de fantasia

El nombre verdadero de las cosas

Terramar es una tierra antigua en la que habitan los dragones y los hechiceros pueden mover las nubes y los vientos y domar a las bestias solo nombrándolas. Todo se construye a partir de la existencia de una lengua antigua: la lengua de los dragones y del creador del mundo.

Se trata, pues, de un tipo de magia con una gran limitación: sólo puedes dominar algo, lo que sea, si conoces su nombre verdadero, su nombre en el Habla Antigua. Una vez sepas su nombre y entiendas su existencia y su lugar en el mundo, puedes manipularlo.

“Pero la mera necesidad no basta para liberar el poder: el conocimiento es indispensable” (página 23)

Pero, la gran pregunta, ¿cómo consigues averiguar el nombre verdadero de algo? Ursula K. Le Guin decide dotar a sus magos de tres posibilidades: 1) que ese algo te confíe su verdadero nombre, 2) leerlo en alguno de los pergaminos de la Torre Solitaria o 3) comprender ese ser e incorporarlo a tu esencia. Un mago, por lo tanto, es una persona sabia, no sólo porque ha leído muchos pergaminos, sino porque entiende, en esencia, todo lo que le rodea. Entiende qué es cada cosa y cuál es el lugar que le pertenece.

“Todos los poderes tienen un solo origen, y un solo fin, creo yo. […] Mi nombre y el tuyo, y el nombre verdadero del sol, o el de un manantial de agua, o el de un niño aun no nacido, todos son sílabas de la gran palabra que la luz de las estrellas pronuncia lentamente. No hay otro poder. Ni otro nombre” (página 196)

Además, una caracteristica del Habla Antigua es que, con ella, solo puedes decir la verdad. Se trata de una lengua sagrada, la lengua del mundo, con ella no puedes engañar. Los únicos que la dominan lo suficiente para tragiversarla son los dragones, mil veces más sabios que los humanos.

Efectos secundarios y costes de la magia: el Equilibrio

Ya hemos hablado sobre la gran limitación de la magia: solo puedes hechizar sobre algo de lo que conoces el nombre verdadero. Sin embargo, Ursula decide limitar a los magos concediéndoles la gran idea del Equilibrio.

“Si no fuera así [la limitación verbal], la maldad dequilibrio terramar ursula k le guin magia como escribir una novela fantasitca fantasia nominalismoe los poderosos o la locura de los sabios habría intentando tiempo atrás cambiar lo que no puede cambiarse y el Equilibrio se habría roto. Y el mar, perdido el equilibrio, invadiría estas islas en las que habitamos peligrosamente, y el antiguo silencio se llevaría consigo todas las voces y todos los nombres” (página 66)

El Equilibrio, pues, se entiende como una fuerza que mantiene el mundo unido; pero, sin embargo, se trata de una fuerza muy débil. Los hechiceros pueden destrozarlo con mucha facilidad si abusan del poder o si intentan cambiar la naturaleza de las cosas. Ursula, de hecho, insiste mucho en la idea de que cada cosa tiene su propia esencia, su propia naturaleza, y, el hecho de intentar cambiar algo, siquiera la piedra más pequeña, altera el Equilibrio.

“Piénsalo: en nuestro Arte, cada palabra que pronunciamos, cada acto que ejecutamos es para bien o para mal. ¡Antes de obrar hay que conocer el precio! (página 39)

Escuela de magia de la isla de Roke

En el mundo de Terramar hay muchas formas para lograr aprender a usar la magia. Las mujeres están limitadas a sólo poder aprender de sus maestras, quedando excluidas de cualquier círculo. Es más, su conocimiento acerca de la magia es muy limitado y sencillo. No tienen ni punto de comparación con los hombres, que pueden acceder a la magia desde muchas vías y no se ven limitados como ellas Una mujer, una bruja, suele verse con malos ojos. No sé, pero las pocas que he encontrado alguna o era muy ignorante o muy mala. –sí, aquí Ursula me patina mucho, pero vamos a perdonarla por la época en la que escribió–.

En este mundo, la magia se aprende, pero también existen los aprendiz de mago terramar nominalismo como escribir una novelahombres que han nacido magos, personas que, de forma natural, son más propensas a entender mejor el mundo que les rodea y dominar el Habla Antigua. Cualquiera, natural o no, puede aprender magia viviendo junto a un hechicero o yendo a estudiar a la Isla de Roke.

Ursula K. Le Guin nos introduce, así, en una de las primeras figuras de una escuela de magia, que tanto juego ha dado en la literatura posterior. A esta escuela puede acceder cualquier varón con ganas de aprender magia. Su aprendizaje pasará por nueve grandes maestros de la magia que les instruirán en nueve tipos de usos del Habla Antigua distintos.

Los que nos van a dar menos juego en esta entrada son el Maestro Cantor, que les enseña las gestas y los cánticos del Antigua Habla; el Maestro de hierbas, que enseña la función de la mayoría de hierbas; y los Maestros de Vientos, Nubes y Mares, quienes enseñan a manipular estos tres elementos y, generalmente, tienen como propósito ayudar en travesías en barco.

El Maestro de Nombres, que habita en la Torre Solitaria, es el guardián de una biblioteca que cualquiera envidiaría: una torre enorme forrada sus paredes de huecos en los que guardar los grandes pergaminos con los nombres verdaderos conocidos hasta el día de hoy. Por muy grande que sea la biblioteca, se deja muy claro desde el principio que no se conocen aún todos los nombres de todas las cosas.

“Ningún hombre puede aprenderlas todas. Porque esa lengua es infinita” (páginas 66)

Maestro de Invocación y Maestro de Formas

Son los dos maestros que más me interesa enseñarte puesto que enseñan dos tipos de magia: la invocación y la transformación. La principal diferencia entre ambas es que la primera invoca fuerzas de la naturaleza mientras que la segunda cambia las cosas, generalmente, a partir de ilusiones.

Al crear una ilusión, se hace creer y sentir que el objeto ha cambiado. Puedes transformar una piedra en pan y comértelo, sentirás el sabor en la lengua y te sentirás el estómago lleno; pero no es más que una mera ilusión, un engaño a tus sentidos, a tu forma de concebir el mundo. Por otro lado, un mago puede, en lugar de engañar a los sentidos, cambiartransformacion nominalismo terramar ursula le guin como escribir una novela de fantasia2 la naturaleza de un objeto para cambiarlo y convertirlo en otro. Sin embargo, se trata de un arte peligroso.

“Le explicó por qué, si se quiere cambiar realmente una cosa en otra, es menester nombrarla y volverla a nombrar mientras dura el hechizo, y cómo ese hecho afecta los nombres y la naturaleza de las cosas próximas a la que ha sido transformada. Le habló de los peligros de la transformación, sobre todo cuando es el hechicero mismo el que se transmuta, corriendo el riesgo de quedar apresado en su propio encantamiento” (página 73)

Por lo tanto, con la transformación vemos dos tipos de magia: una que engaña a tus sentidos y otra que cambia la naturaleza de las cosas. Esta segunda tendrá unas grandes consecuencias en el caso de que se abuse de ella, puesto que al cambiar el nombre de algo, a la larga, cambias también su esencia y su ser, su consciencia, se transmuta.

Por último, tenemos al Maestro Invocador, con un tipo de magia muy distinta. Te dejo que te lo explique Ursula:

“No trabajaba con ilusiones. Sino con magia verdadera, invocando energías como la luz y el calor, […]: poderes reales, extraídos de las inmensas e insondables energías del universo, que ni la magia ni la codicia de los hombres podrán agotar o desequilibrar alguna vez” (página 73)

Así, un mago, al invocar una fuerza superior a él, hace que esta aparezca, la llama hacia él. No cambia ninguna naturaleza, no crea ninguna ilusión; simplemente emplea las distintas fuerzas de la naturaleza llamándolas por su nombre verdadero. Sin embargo, a pesar de tratarse de una fuerza inagotable, de advierte también a sólo recurrir a estas fuerzas en casos de necesidad extrema puesto que invocarlas altera la naturaleza del mundo.

De este modo, en forma de conclusión, vemos como Ursula juega con el Habla Antigua otorgándole ciertos poderes: se puede emplear para manipular las fuerzas de la naturaleza pero también, y más interesante aún, manipular la visión que se tiene del mundo, creando ilusiones, y manipular la naturaleza de las cosas cambiándoles su esencia, su ser. Todo ello haciendo grandes malabares para que el Equilibrio del mundo no se rompa en mil pedazos.

-&-

Y eso es todo por hoy. Ursula y su tipo de magia nominalista han sido un gran referente en la literatura fantástica. Si habéis leído Eragon, todo lo que os he ido explicando os sonará mucho e, incluso, Kvothe tiene que aprender el nombre verdadero de las cosas, aunque su mecanismo sea totalmente distinto al que emplea Gavilán en Terramar.

Y cuéntame, ¿conocías el nominalismo?

PD: Todas las citas remiten a “Historias de Terramar. Edición completa” de Ursula K. Le Guin, publicado por la editorial Minotauro.

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde mensualmente te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^  

¡Y sigue escribiendo!

7 comentarios:

  1. Lo conocía pero es un sistema de magia que nunca me ha llamado en absoluto la atención, lo noto artificioso y buena culpa de ello, seguro, viene de la manía que le cogí a El nombre del viento, aunque bien llevado puede dar su juego. Pero, ¿De donde surge ese poder? ¿De los dioses? ¿Eso supone asumir que hay una religión verdadera? (el solo concepto me da urticaria) ¿Son palabras que puede pronunciar una boca humana y no palabrejas impronunciables como las de los mitos de Cthulhu? Ya puede estar bien narrado o seguro que no lo disfruto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Terramar en concreto existe la idea de que todo está conectado por el lenguaje. El Habla Antigua mantiene el mundo en Equilibrio.

      Esto no es más que una forma de llamar a la fuerza de la naturaleza. Los magos son aquellos capaces de entender el mundo en esencia. Encontrar un nombre verdadero no es más que entender, en esencia, que es ese ser o cosa, y conocer su papel dentro del Universo.

      No entran dioses ni diosas, es algo mucho más terrenal. Por eso me gusta tanto la interpretación de este sistema de magia ^^

      Eliminar
  2. Ursula K. Le Guin es, casi con toda seguridad, mi gran autora pendiente. No sabía nada de su sistema de magia y me ha llamado mucho la atención porque me ha recordado al de Patrick Rothfuss.
    Un besote y gracias por tu reseña.
    PD: Qué visión más chunga de las mujeres la de Ursula K. Le Guin, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sip, las mujeres están muy mal tratadas. Es una pena, la verdad. Ahora estoy con Terrarmar, pero espero que mejore el trato hacia ellas en las otras novelas que tiene.

      Un saludo!

      Eliminar
  3. Ya veréis como el trato a los personajes femeninos cambiará mucho, sobre todo en "Tehanu". Por otra parte, no creo que Le Guin estuviera reflejando su pensamiento personal, sino el concepto que tenía la sociedad de las mujeres en ese momento,y lo extrapoló al mundo de Terramar, tal vez precisamente para llamar la atención sobre ello. Si lees "El nombre del mundo es Bosque", por ejemplo, escrito también en esos años, ves que su tratamiento de los personajes femeninos no es nada machista.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Hace ya bastantes meses que leí esta entrada y me encantó, tanto que fui una de las razones por las que me animé a leer a Ursula, ahora que estoy iniciando mi propio blog me animé por analizar un poco su historia. En fin, te escribo para comentarte que cité este post en mi último artículo.

    Puedes leerlo en: https://hojalatamagica.wordpress.com/2017/07/23/destripando-historias-i-un-mago-de-terramar-ursula-k-le-guin/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Cuánto me alegro de haberte incitado a leer a Ursula. Espero que disfrutaras mucho de la historia.

      Voy corriendo a tu blog ;)

      Eliminar