miércoles, 15 de marzo de 2017

Cómo crear tu propia religión (I): Los dioses y las diosas

Con la entrada de hoy, inicio una serie que tiene como objetivo ayudarte a crear las religiones del mundo de tu novela. Sí, en plural. Porque en todo un mundo no puede haber una sola religión: tenlo siempre en mente. En una entrada anterior, ya hablamos sobre los distintos tipos de mitología que puedes emplear, hoy, en cambio, hablaremos de los protagonistas de toda religión: los dioses.

banner diosa hierba como escribir una novela de fantasia como crear tu religion escritor escribir

1. Politeísmo, monoteísmo o henoteísmo

Lo primero que debes hacer es decidir el tipo de mitología quieres que el pueblo adore. ¿Será una sociedad politeísta con un gran abanico de dioses sobre los cuales reina uno? ¿Se tratará de una sociedad firmemente monoteísta que niega la existencia de otros dioses? ¿O, en cambio, se trata de una sociedad henoteísta que cree que existe un gran abanico de dioses pero solo adoran a uno?

Dependiendo del tipo de mitología que escojas, tendrás que caracterizar de una forma u otra a tus dioses y ser fiel al marco que escojas para crear toda la religión.

  • Politeísmo: se trata de un conjunto de dioses que, cada de uno de ellos, representan una fuerza (elementos naturales) o un arquetipo (del amor, de la guerra, etc). Su jerarquía es patriarcal, cuyo rey necesitará un poder para mantener su puesto y conseguir obediencia del resto de dioses.
  • Monoteísmo: se trata del creador del mundo y único dios. Generalmente, se le dota de las cualidades de bondadoso y omnipotente. Es habitual encontrar0madre tierra1 que posee un fuerza que se le opone, siendo esta la causante de todo el mal del mundo. Esta mitología tiene una pega enorme y es que peca de maniqueista: el bueno y el malo, la luz y la oscuridad; y parejas similares. Si vas a emplear esta, no te quedes en este punto y sigue leyendo para darle más profundidad.
  • Henoteista: es una de las mitologías que dan más libertad a la hora de crear religiones. Creen en la existencia de muchos dioses, pero deciden adorar únicamente a uno. Generalmente, se cree que todos los dioses no son más que distintas representaciones de la misma divinidad, por lo que no se niega la validez de las otras religiones, pues, en realidad, están adorando una representación de su mismo dios. Un claro ejemplo de esto, en nuestra fantasía, son los Siete de Canción de Hielo y Fuego.

Sé que existen mil sistemas mitológicos más, pero me centro en estos tres que son los más habituales y que dan más juego a la hora de trabajar la personalidad de las divinidades. Si tienes cualquier sugerencia sobre otro tipo de mitología, soy toda oídos ^^

2. ¿Existen realmente los dioses?

Lo primero que me planteo sobre los dioses es si existen. Generalmente, mis mundos siempre tienen dioses que los hdios ciervo como escribir una novela fantasia fatnastica escritor dioses y diosas crear una religionan creado, pero no siempre la religión está en lo cierto.

Puesto que en tu mundo habrá un gran número de pueblos, cada uno con su propia religión, deberías plantearte si alguno de ellos poseen “la religión verdadera”. O, por el contrario, se tratan de malas interpretaciones. Es más, puedes decidir que en tu universo los dioses no existen o, más divertido, que existieron, crearon el mundo y se largaron dejando a la humanidad aún en pañales.

Como autor y creador del mundo tienes que saber cuál es su origen mítico y cómo y por qué los humanos han llegado a crear las religiones que poseen: ¿los dioses bajaron a la tierra para contarles quienes eran? ¿Tienen profetas o mesías? ¿O, sencillamente, un tipo muy listo se inventó la religión para sacar algo de los ignorantes de su aldea?

3. Interacción vs pasividad

Los dioses presentan dos principales actitudes en relación al mundo que han creado. Pueden pasarse la eternidad recostados en una cómoda nube mirando como sus hombrecillos corretean por el mundo que les han creado, o bien pueden interactuar con el mundo y con la humanidad, intentando perseguir un objetivo concreto.

Tanto si se trata de un sistema mitológico u otro, suele prevalecer la idea de que existe un “plan divino” pero todo humano ha nacido con libre albedrío para aceptar este plan o contrariar a la divinidad. Sin embargo, puedes crear tu mundo con un destino marcado en todo humano, que es incapaz de rechazar puesto que los dioses, omnipotentes, lo hadios fluta musica como escribir una novela worldbuilding crear tu religionn orquestado todo para que funcione como ellos desean.

A partir de aquí, tendrás que jugar con los distintos dioses que has creado. Si tu mundo es politeísta, ¿qué desea conseguir cada uno de ellos? ¿Hay bandos? ¿Se busca un objetivo concreto o solo están jugando entre ellos como quien juega al ajedrez?

Sea como fuere, tienes que pensar qué función ocupan los dioses en el mundo que has creado y, cuando lo hayas decidido, pensar qué papel creen los hombres que estos ocupan. Puede darse el caso de que los hombres vean en el amanecer, por ejemplo, la interacción de los dioses pero que, en realidad, no participen de la vida humana. O, en cambio, puede darse una civilización que considera que sus dioses descansan apaciblemente en los cielos cuando, en realidad, participen activamente en su mundo o, incluso, en el desarrollo de sus leyendas.

4. Personalidad de los dioses: ¿actitud humana o divina?

Igual me tomarás por una obsesa de la planificación, pero creo que, del mismo modo que es necesario crear fichas para tus personajes, también necesitas crear una ficha para tus dioses. Lo más fácil sería adaptar la ficha que uses para tus personajes a las divinidades.

En ella, no sólo tendrás que recoger los datos más básicos como su nombre, su poder o su relación con los otros diosediosa madre como escribir una novela de fantasia como crear tu religion escritor escribirs; sino también crearle a cada uno una personalidad propia. Y no, no es tan sencillo como que el dios de la guerra sea malvado y la de la sabiduría lista y buena. Generalmente, llaman mucho más la atención dioses que posean actitudes humanas, que tengan una personalidad marcada y defectos como cualquier humano.

Sin embargo, también puedes crear dioses a la antigua usanza. Puedes crear entidades que se rijan por unas ideas fijas: una diosa dedicada al cuidado de la tierra y las plantas, otro dedicado a manipular los vientos y, cómo no, alguno tendrá que encargarse de llevar las almas de los muertos a algún lado. Serán, por tanto, entidades con grandes pensamientos y actitudes que irán en una misma dirección; sin embargo, deberías intentar crear cierta relación entre ellos, que no todos se lleven bien, que existan enfrentamientos. Así podrás jugar más y mejor con ellos en la trama si deseas incluirlos como personajes.

5. Sexo de los dioses: masculinos, femeninos y ¿qué más?

Me gustaría añadir un último comentario sobre la caracterización de los dioses. Generalmente se les dota de sexo, son hombres o mujeres, a pesar de no ser humanos. Te propongo romper un poco estos esquemas: son divinidades sin un cuerpo físico, ¿realmente poseen un sexo determinado? ¿No podrían ser asexuales? ¿O, incluso, presentar una sexualidad distinta dependiendo de la sub-rama de la religión? ¿Ellos mismos se conciben a sí mismos como “femeninos” o “masculinos” o es una etiqueta que les ponen los hombres para entenderlos mejor? Sería interesante que te plantearas esto, sobre todo si tus dioses van a participar en la trama, para darle un toque no sólo original, sino también verosímil.

6. Semidioses y profetas

Por último, destacar el papel fundamental de los personajes que habitan entre el cielo y la tierra. En toda religión necesitarás un mensajero de los dioses, alguien que haya entrado en contacto con ellos y transmita su mensaje a la Tierra. Puede tratarse de un simple profeta, un humano escogido por los dioses para llevar su mensaje divino, o bien, un hijo de un dios y un humano: un semidiós.

Siempre he creído que las figuras de los semidioses podrán dar mucho juego para cualquier novela fantasía pues lo tienen todo: son humanos, con sus defectos y virtudes, pero, al mismo tiempo, su sangre divina les proporciona un poder o una habilidad que los hace destacar. Ya tenemos la magia muy masticada, igual estaría bien inventar un mundo en el que los “magos” sean, en realidad, semidioses o, por qué no, los propios dioses.

-&-

¡Eso es todo por hoy! Recuerda que, en esa entrada, solo hablo sobre tres tipos de religiones. Piensa que puedes idear sistemas completamente innovadores o poco vistos en fantasía. ¡Estrújate el coco!

Y, cuéntame,

¿Qué religiones imperan en tu mundo?

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde mensualmente te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^  

¡Y sigue escribiendo!

10 comentarios:

  1. En el mundo donde trascurre La vara de serbal y el que estoy escribiendo ahora hay toda una variedad de religiones. Está la dualidad, la cual se considera monoteismo aunque se represente con una figura masculina y otra femenina, que es basicamente una religión creada e impuesta de forma politica integrando varias antiguas religiones, por lo cual sus contradicciones son importantes. Hay unos "dioses" bien reales cuyo culto quedó casi olvidado tiempo atrás, varias religiones de otras regiones, e incluso una secta que adora al Autor, quien, según ellos es quien ha creado el mundo y todo lo que ello contiene (son por lo general tomados por locos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del dios llamado "Autor" me llama mucho la atención, ¿son personajes que saben que son personajes de una novela? Eso sería muy interesante

      Eliminar
    2. Creen en el Autor como un dios que escribe el universo. Por supuesto se consideran monoteistas y aceptan cualquier otra religión con condescendencia, pues creen que los dioses que adoran otras religiones son meros personajes, y eso solo en el caso de que existan. Uno de los temas centrales de la nueva novela es la religión y sus múltiples facetas. Todo esto surgió de una escena que esribí casi en broma y en cuanto a su importancia en la trama es mínima, pero me gustó el concepto de endiosarme (nunca mejor dicho)

      Eliminar
    3. Me parece muy interesante y llamativo ^^

      Eliminar
  2. Una entrada muy interesante a la hora de abordar un relato o una historia. Nunca me lo había planteado ni parado a pensar pero tiene su lógica. La verdad es que no se que elegiría pero creo que me quedaría con algo henoteista. Muy buen articulo^^

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Tal vez sea cosa mía, pero también existen las religiones institucionales jerárquicas, aquellas qué más allá de venerar a alguna deidad se dedican a la enseñanza de un método de vida, tienen el estereotipo de ser pacifistas aunque en algunos casos están presentes en las tribus nómadas.
    En Los últimos contribuyentes la historia se basa en una religión creada abiertamente para la evasión fiscal y funciona de este modo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí. Esta entrada es sólo para religiones monoteistas, politeistas o henoistas. Sé que me dejo mucha tinta en el tintero, pero esta es solo la primea entrada de una serie sobre religiones que utilizar para la novela.

      Muchas gracias por tu aporte ^^

      Eliminar
  4. Hola, Taty.

    Un artículo muy interesante. Algo que noto en muchas ocasiones en la fantasía, es que el asunto de las religiones suele estar muy copiado de las viejas religiones politeístas. Poco hay de invención, y se recurre mucho al camino fácil de asociar a una deidad con una facción: El dios de la guerra, la diosa de la fertilidad, etc.

    Creo que las religiones pueden dar mucho para construir un mundo de lo más rico, en especial cuando un mismo personaje suele aparecer en dos mitos diferentes, bajo nombres distintos. O bien, cuando se mitifica a un ser humano y al paso de las generaciones se convierte en la imagen de un dios. Así, miles de ejemplos que han sucedido en la historia, pero que, como digo, son muchas veces desaprovechados en la literatura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy cierto. En este artículo solo abarco 3 tipos de mitologías, pero es cierto que solemos enfocarnos a copiar las ya existentes.

      ¡Crear una religión es una buenísima excusa para extender nuestra imaginación!

      Eliminar
  5. Mi regla general es: mientras más fino el velo que separa el mundo terrenal del superior/astral, más posible es la magia y la conexión con los dioses.
    Para mí, es imposible tener una historia donde los dioses caminan entre las personas sin que el resto del mundo se vea impactado por eso. Si las hadas y espíritus son tan tímidos y etéreos como en nuestra realidad, la magia va a ser igual de sutil y la presencia de los dioses apenas se va a notar (lo que lleva a que la gente tenga luz verde para discutir qué dios es el real).
    ¡Gracias por tan simple pero completa entrada!

    ResponderEliminar