domingo, 24 de abril de 2016

¿Cómo incluir dragones y otros seres fantásticos en tu novela?

El día después de San Jordi, aquí en Catalunya, toda la nación ha estado contando la historia de como San Jorge mató al dragón; pero, también, una gran parte, ha estado reinventado a San Jorge, la princesa en apuros y al mítico dragón. Eso -y haberme encontrado una obra de teatro escrita por mi yo adolescente sobre dragones vegetarianos- me ha dado la idea de dedicar una de mis entradas a cómo introducir criaturas fantásticas en nuestra novela pero, más interesante aún, como reescribir mitos ya existentes y crear otros de nuevos


Lo primero que tenemos que hacer al querer introducir una criatura fantástica en nuestra novela es diferenciar entre raza, criatura inteligente y animal. 
  1. Las razas son criaturas humanoides, inteligentes y forman una civilización similar a la que pueden tener los humanos. Ejemplos de esto son los elfos, los enanos o las sirenas. 
  2. Las criaturas inteligentes son seres con capacidad para razonar -algunas incluso pueden hablar- pero carecen de forma humanoide. Están a un paso entre las razas y los animales. Ejemplos de esto son los dragones, esfinges o quimeras.
  3. Los animales carecen de una alta inteligencia, aunque pueden poseer habilidades mágicas. Se comportan como cualquier otro animal existente en nuestro planeta. Ejemplos de esto son los unicornios, los pegasos o los grifos. 

Cuando tengamos en mente introducir una criatura fantástica tenemos que tener muy clara en que categoría debemos meterla. Yo he incluido a los unicornios como animales pero puedes hacer de ellos una raza inteligente y con la capacidad de hablar. Recuerda que la magia de escribir es que puedes reinventar lo que ya está creado. 



 

Perfecto, me preguntarás, ¿y ahora qué?

Para introducir un ser fantástico en tu novela tienes que crear, inevitablemente, una ficha sobre este personaje. Sobre todo si lo creas de cero. Vayamos por pasos. 

1. Descripción física.

Debes dedicar un buen rato de tu tiempo a describir muy detalladamente a tu criatura. No todos los dragones son iguales y tú debes tener muy claro cómo son los seres de tu historia. 

Para simplificarlo puedes dividir tu descripción en partes:
  • Color característico de la criatura. 
  • Piel, pelo, plumas o escamas (o un combinado)
  • Armas (garras, dientes afilados, etc) y defensas (pinchos, camuflaje, etc)
  • Sentidos (ojos, boca, nariz, orejas) y descripción de la cabeza.
  • Extremidades (patas delanteras y traseras) y capacidad o no de volar (alas)
  • Tamaño de la criatura. 
2. Caracter, tipo de comportamiento y alimentación.

Una vez que tienes claro como se ve tu criatura debes otorgarle un comportamiento. 
  • Como se relaciona su raza: si son seres solitarios o se crían en manada.
  • Que tipo de alimentación siguen: carnívoros, herbívoros o omnívoros. De esta manera, también estableces su relación con otras especies. Si son carnívoros, cual es su presa predilecta. O, en cambio, cual es su depredador. 
  • Su caracter. Si se trata de una raza agresiva, pacífica o esquiva. Si son criaturas dadas a la lucha o prefieren esconderse. 
3. Tipo de magia o habilidad. Armas y defensas. Defectos y puntos débiles.

Aunque hayamos tratado ya que tipo de armas disponen en su descripción física, es necesario describir, también, en qué circunstancias las usan y cómo. Además, también vale la pena describir sus capacidades mágicas -si las tuvieran- y otro tipo de habilidades.
  • En cuanto a sus habilidades físicas, lo primero es detallar cuando y cómo usan las armas descritas en el punto 1. Por ejemplo, podrías crear un animal que pudiera lanzar un dardo a su enemigo pero esto le causara la muerte inmediata -como nuestras buenas amigas las abejas-. Así, detallarás mucho mejor su comportamiento. 
  • Lo más interesante de este punto es detallar sus capacidades mágicas. Por ejemplo, una criatura que puede metamorfosearse o otra que pueda hacerse invisible. No sólo tienes que otorgarles la capacidad, sino explicar como la hacen servir y cómo funciona exactamente
  • Un punto interesante de este apartado es determinar si tienen la capacidad de hablar y cómo lo hacen (si tienen cuerdas vocales o se comunican mentalmente). Incluso, podrías determinar, aquí, la lengua que usan
  • Por último, un aspecto que muchos se dejan al crear sus criaturas: su punto débil. No existe criatura perfecta, todas tienen un punto débil que les puede costar la vida o un defecto que les perjudica. Créale algunos, aunque sea algo innecesario para la historia, la criatura no estará completa sin ellos. 
¡Siguiendo estas pautas puedes introducir cualquier criatura! Recuerda que el hecho de que sea una criatura ya existente en cualquier mitología no te evita el tener que concretar todas sus capacidades. 
Como ya he dicho, ¡no todos los dragones son iguales! 
Un día escribiré una historia en la que los dragones sean vegetarianos.
Y dime, ¿en tu novela aparece algún ser fantástico? 




Como siempre, os recuerdo que podéis suscribiros a mi newsletter, donde mensualmente os resumiré mis entradas y podréis acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^  
¡Y seguid escribiendo!

8 comentarios:

  1. La entrada está genial. Había pensado encuestar por Twitter una de este estilo para la semana que viene, pero me esperaré un tiempo.

    Como guía parar crear un animal fabuloso, o incluso una raza, está perfecta. Enhorabuena. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Yo no escribo pero si me decidiera a hacerlo y la historia fuera de fantasia por supuesto que habria criaturas fantasticas y entonces volveria a esta entrada para seguir los pasos de creacion.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me están encantando estas entradas de escritura que estás haciendo y así poder ver cosas que voy cumpliendo, cosas que puedo mejorar e ideas nuevas que introducir.

    La verdad es que en mi GRAN PROYECTO tengo desde dragones hasta alguna que otra criatura inventada por mí, pasando por otros seres clásicos como sirenas, unicornios y grifos. Aunque creo que todos tienen toques algo distintivos que los hacen más míos que cualquier otra cosa (o al menos eso estoy intentando).

    Un beso y gracias por la entrada!

    PD: ¿Una obra de teatro sobre dragones vegetarianos? Ya soy fan xD

    ResponderEliminar
  4. Ya hay una historia con dragones vegetarianos, ¿no? Si no recuerdo mal, en 'El nombre del viento' los dragones eran herbívoros :P

    ¡Buen post! ¡Buenos consejos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Me ha parecido muy útil la entrada, la verdad. Me ha hecho pensar sobre mis proyectos. Yo, de momento, he metido más seres paranormales o razas "típicas" de fantasía (elfos, enanos, etc), pero para un proyecto que tengo esto me puede servir mucho porque tengo que crear todo el mundo, con sus criaturas y sus sociedades y las razas y todo. Me la voy a guardar para volver a leerla cuando lo necesite *-*
    ¡Un beso! ♥

    ResponderEliminar

  6. En la novela que estoy escribiendo, de momentos he metido a centauros y centauras, luego unas "vampiresas de agua" no me acuerdo el nombre y criaturas del bosque que serán como amazonas con poderes

    ResponderEliminar
  7. Gracias.
    Queria escribir una historia, pero no tenia idea de como llevarla a cabo no sin las bases necessárias. Muchas gracias me sirvió mucho.

    ResponderEliminar