sábado, 27 de julio de 2013

"Alas negras" de Laura Gallego García

ATENCIÓN: SPOILERS
*Si tienes intención de leerte el primer libro, no leas esta reseña*

Laura Gallego, nos dejó expectantes al final de Alas de fuego - para leer la reseña click aquí - al saber de la existencia, justo en el epílogo del libro, de un mestizo mitad ángel y mitad humano. En este libro, pues, Ahriel intentará por todos los medios recuperar Gorlian para volver a por lo que dejó atrás: su pequeño bebé que abandonó en la Ciénaga. Para ello, tendrá que viajar hasta el mismisimo infierno para sonsacar a Marla, su antigua discípula, donde tiene escondido la pequeña bola de cristal que alberga todo Gorlian. 

A diferencia del primer libro, en esta segunda - y última - entrega de esta saga, Laura dota de perspectiva la obra. En Alas de fuego, todo se veía a partir de los ojos y los sentimientos de Ahriel; en esta segunda parte, sin embargo, hay dos focos principales: Ahriel y Zor -su hijo-, que se van ampliando hasta llegar a abarcar, en algunos capítulos, el punto de vista de otros personajes (Kiara, Ubanaziel e, incluso, Marla). Todos estos puntos de vista se van intercalando capítulo a capítulo y sitúa al lector en una posición de ventaja con respecto a los personajes, pues sabremos lo sucedido en un lugar antes que los personajes lleguen. Además, Laura juega mucho con este recurso: los personajes continuamente intervienen de forma indirecta en la situación de los demás, pero sólo nos daremos cuenta de ello al leer el capítulo siguiente, explicado desde el otro punto de vista. Esto, sencillamente, me ha encantado.

En cuanto a los personajes, tenemos un repertorio más amplio que el libro anterior ya que éste se reducía a Ahriel, Marla y Kiara. En Alas negras, la plantilla se amplia para acoger a Zor, Cosa, el Loco Mac y Ubanaziel. Si en el primer libro me era sencillo afirmar que Ahriel era mi personaje favorito, ahora tengo serias dificultades para escoger uno. Ahriel sigue siendo una protagonista maravillosa: fuerte, letal y sentimental; sin embargo, tiene grandes competidores. Zor es un adolescente -recordemos que el tiempo en Gorlian pasa muy más deprisa que el del mundo real- que no conoce la realidad externa ni sabe de la existencia de su madre; es un hijo de Gorlian y, aunque tienes características angélicas tales como la bondad, se rige por la regla de la supervivencia. Por otro lado, Cosa me ha robado el corazón: un engendro que, a pesar de su fealdad externa, es el personaje más cariñoso y bondadoso de todo el libro. La bonita amistad que se establece entre ella y Zor me ha encantado *_*

El estilo es el propio de Laura Gallego: rápido, ligero y ameno. Con grandes sobresaltos en la acción, dinamismo continuo y las descripciones justas para imaginarte el mundo que rodea a nuestros personajes, pero sin agobiarte con detalles insignificantes. No es muy extenso - no llega a las 450 páginas - y esta ligereza hace que se pueda leer en pocos días. 

En conclusión, si habéis leído la primera obra, leéos la segunda: os encantará incluso más que la anterior. El ritmo es ágil, ameno y con una historia cargada de personajes demasiado humanas para pertenecer, la mayoría, al mundo angélico.

3 comentarios:

  1. hola guapa! yo me quede con alas de fuego q me encanto y mira que pedia yo la segunda entrega, pero tengo un noseque con las novelas de laura que no leo ya ninguna...pero jo, a ver si algun dia me animo y la leo al menos esta!
    besotes

    ResponderEliminar
  2. Ya me dejarás el primer libro y este, vale? jajajajaja

    Pd: Te ha quedado muy bien el blog, un besooooooooooo<3

    ResponderEliminar
  3. Ya va siendo hora de que pruebe algo de esta autora xD. No he leído el primero así que mejor no profundizo demasiado en la reseña, ... pero me alegro de que te haya gustado :)
    Besos ^^

    ResponderEliminar